mardi 27 décembre 2016

Miwa SUZUKI y Anne BEADE∕ Cuando los Emojis conquistaron el planeta

Cuando los Emojis conquistaron el planeta
Por Miwa SUZUKI y Anne BEADE

Emojis entran en la historia del arte al ser incorporados en la colección del MoMA.

Cuando a finales de los 90 Shigetaka Kurita garabateó en un papel 176 rudimentarios símbolos, no imaginaba que un día sus 'emojis' salpicarían los mensajes del mundo entero.

Shigetaka Kurita aún no se lo cree: cuando a finales de los noventa este japonés garabateó en un papel 176 rudimentarios símbolos, no imaginaba que un día sus 'emojis' salpicarían los mensajes del mundo entero. (Leer Oferta de empleo: se busca traductor de "emojis").

Los emojis acaban de entrar en la historia del arte al ser incorporados en la colección del prestigioso Museo del Arte Moderno de Nueva York (MoMA), donde se expone actualmente su versión original. (Ver también Ahora se puede escribir con emojis colombianos).

"Creé lo que yo mismo habría querido tener", algo que "añada sentimientos" a los cortos y frustrantes mensajes escritos, explica el creador de 44 años, que por aquella época trabajaba en NTT Docomo, pionero del internet móvil (i-mode).

Para Kurita "tener el honor" de estar expuesto en el MoMA es más a lo que nunca podría aspirar, admite.

Los 'emoji', término que significa literalmente "imagen-letra" en japonés, son en cierta forma "una evolución de los kanji [ideogramas], extendidos en pictogramas coloridos en la era digital", considera Kurita, que también dice haberse inspirado de los dibujos mangas.

"Por sus raíces niponas, no me esperaba que la gente en el extranjero adoptara los emojis", afirma, aún sorprendido por el éxito de su invención.

'Reafirmar el lado humano'

Del corazón al paraguas, del vaso de Martini al 'smiley' (en la época, un rectángulo como boca y dos acentos circunflejos para los ojos), "estas modestas obras de arte han sembrado las semillas que han permitido el increíble desarrollo de un nuevo lenguaje visual", resume Paul Galloway, unos de los responsables del MoMA.

Doce años después de su nacimiento en Japón, la fiebre emoji se adueño del planeta cuando Apple los integró en la biblioteca de caracteres de su iphone.

Desde entonces se han multiplicado exponencialmente hasta superar los 1.800 símbolos y alegran todas las discusiones escritas, desde los SMS a las redes sociales, a veces con secuencias enteras de emojis, como la empleada por el tenista Andy Murray para contar su matrimonio en Twitter.

Este recurso a las imágenes parece tanto más necesario con la llegada de la comunicación electrónica "para reafirmar el lado humano en un universo profundamente impersonal y abstracto", subraya Galloway.

Los emojis "permiten a un mensaje informal transmitir emociones y sentimientos que son difíciles de plasmar en escritura fonética", confirma Marcel Danesi, profesor de semiótica de la Universidad de Toronto y autor de un libro sobre el tema.

"Permiten también comprimir la información, ganar espacio y sobre todo, añaden un tono no conflictivo a un mensaje", como si "apaciguaran las relaciones, limando tensiones potenciales".

Eternos

"Un smiley al principio y al final de un mensaje garantiza que será leído en un estado de ánimo positivo, incluso si la intención es irónica o incluso de acusación", continúa. "Con un corazón, ¿qué mensaje podría ser negativo?", coincide Kurita.

Especialmente apreciados por las generaciones más jóvenes, los emojis se enriquecen cada año bajo la égida del consorcio Unicode, con sede en la Silicon Valley, que se encarga de codificar cada carácter para que puedan ser leídos en cualquier dispositivo electrónico, "sea cual sea la plataforma, el programa o el idioma".

Pero Danesi advierte que en algunos casos "se da cierta ambigüedad", hasta el punto de que una agencia de traducción londinense ha decidido contratar a un especialista para descifrar su uso según el país.

Sobre su perennidad, el semiólogo admite no estar "seguro de que los emojis como los conocemos hoy duren para siempre. No obstante, se ha "marcado un hito" con el nacimiento de "una escritura híbrida" que mezcla signos clásicos y símbolos visuales", incide.


El hombre detrás de los emojis, que actualmente ocupa un alto cargo en la compañía nipona de servicios en línea Dwango, quiere creer que sus creaciones quedarán para la posteridad. "Me pregunto cómo serán en 50 o 100 años. Pero no creo que desaparezcan".

Articulo: http://www.elespectador.com 21∕12∕2016

Alberto GORDO∕La vida salvaje de THOREAU

La vida salvaje de THOREAU Por Alberto GORDO Distintos sellos celebran los 200 años del nacimiento del pensador norteamericano con ...