mardi 27 décembre 2016

Jaime SEREY∕ Selección de nuevos poemas

Jaime SEREY, nació el 17 mayo 1951 en la ciudad de Viña del Mar, Chile. Poeta autodidacta radicado en Canadá.

Recibió el premio RENACER y el de los Padres Maristas de Limache durante los años 80.

En Montreal, participa en el taller literario SUR. Su primer libro titulado SOLEDAD CASI CULPABLE fue acogido con entusiasmo por la comunidad latinoamericana.

FACEBOOK: https://www.facebook.com/jaimote.sereypinto


Se advierten adultos sufriendo y son muchos

Los que van resistiendo a la ofensiva
Protegiendo la plaza y la fila.
En otro tiempo ya se había visto este abrojo
Y esta muerte venenosa.
Ya  se había sentido frío y hambre letal.
Se advierten adultos sufriendo y son muchos.
Se pierde la casa, la iglesia, el aula y la escuela.
Un marido cava la tumba de su niño
Una esposa cava la tumba de su marido
Un hijo cava la tumba de sus padres
Y un arcángel cava la tumba de un serafín.
Cae  la sombra del árbol, el tronco desnudo,
La matriz y la vieja luz del grano, la hoja amarilla
Pegada en el ramaje tenue y el torpe gusano
Sin fin halito y aspecto. En la aldea
El pasto se seca. La vida es la ley de la cruz.
La cebolla llora en el vergel, la vida
Solicita flexiblemente acequias, ríos de adhesión.
¡Vamos! Lázaro, que podemos…vivir de nuevo.
Clemencia por la ciudad, la campana, la luz.
Se Vive para matar, conquistar y atacar de nuevo,
Para robar las riquezas.
La arena esta llena de tiranía.
El mal esta aquí el demonio esta aquí el canto de las sombras
Esta aquí y es mortal con sus cañones pesados
Esta aquí y continuara destruyendo excavando
Sus impropias tumbas naciendo, disparando estiletes
O balas.
En mal vive del pasado el presente y el futuro,
Porque canta la derrota humana.
Cae el lienzo azul
La seguridad, la paz
Que suponíamos alcanzar hasta otro siglo.
El inhumano esta demente y es un refractario
Que busca exterminar,
Atentar contra la gente.
Por eso hay que empezar de nuevo
La libertad.
  

Algo sucedía

I

Día de trabajo más tarde el bar y la capilla.  Todo Suma.
Un camión lleva hombres a una plantación
La faena sucede en un calor insoportable
La atmósfera es obscura y se ajetrea sin hablar
Calor en los caminos en las enredaderas.
Ruda jornada pronto vendrá un reposo.
El tazón de café quema el labio. En la plantación
Un avión de pasajeros atraviesa el cielo. Nostalgia.
Un día de trabajo más tarde el bar y la capilla.  Todo Suma.
Un camión lleva hombres a una plantación
La tarea sucede en un calor áspero
El sembradío de verduras se cultiva sin hablar
Color en la tierra, los pórticos y las flores. En la circunstancia.
Un infinito vergel una nube de insectos, de reznos,
De golondrinas volviendo a sus prácticas de planeo
Y a sus nidos secos por el fuego del verano.


II
  
Sin saber si conseguía ser itinerante, usurero, poeta, mosca o lluvia
Fue ganando batallas. Pudo aporrearse a modo de purificador de vajillas.
Fue destinado a los restaurantes recónditos y tejió las noches
Escabrosas de la nada y de todo de la luna. Soñó que dormía en una carreta,
En una ciudad que nadie conocía ni la propia luz que ves.
En la calle respeto al extranjero solitario que vomitaba su aflicción
Con palabras de su propio idioma, su nostalgia monumental.
Pero nunca Erro en sus propósitos de seguir batallando
Si esa labor le dio fuerzas para vivir, entonces para que morir…
Ahora exactamente recuerda los gatos que tuvo
Las ventanas, las puertas cerradas a las que tuvo que abrir
Sin saber si conseguía ser itinerante, usurero,
Poeta, mosca o lluvia, pero siempre fue eficaz
En el intangible destino frente el ocaso.
Más allá de todos sus sacrificios logró estornudar.
Asumir el compromiso de recitar por una empanada y un vaso de vino.


 III      

Mediodía se hacia lo que pasaba. Subías tú y yo
En el mismo vagón y en la misma estación,
En el mismo punto donde las salivas
Se unían y nos llevaban al departamento.
Su interior era un pajal se guardaban los secretos
De la infancia, la escuela y el primer  enamoramiento.
Entonces parecíamos listos en el minuto fogoso
En la tarde bajo el mismo jergón.
El corazón poseía la vida sin irse en el primer me rindo
En la armoniosa prenda de vestir que se perdía en el aire
En el beso en la transición de una boca arriba una boca abajo,
La risa fresca los ojos de aguafuerte, las cuatro cuerdas de los brazos
El encuentro de un suspiro y el esfuerzo de toda una vida.


IV

Los  juncos florecen firmes en los predios
Acrecentando sus perfumes y sus esencias.
Almacenando y evaporando filantropía de arroyo.
Los juncos asiéndose en el frío y la lluvia
Puesto que son concebidos por la refulgencia.
Los pétalos abren sus halitos entregando su estertor
Y consiguen llegar a los piélagos de los jardines
Al igual que el caballo consigue llegar a su forraje.
Los juncos florecen firmes en los predios
Subiendo las cumbres del légamo y la tierra.
No solicitan nada puesto que se parecen al alba
Y lo vemos espigarse aquí allí allá y en otras plazas.
Los juncos encienden sus lámparas de luz
De aguaje fresco y ejidos. Huelen a cápsulas de sol.


V

Pienso en el pasto y en el campo
Adonde corteja la mañana
Y empieza la primera comunión,
La soberbia dorada y la primera flor
Plasmada por un solo dios.
Pienso en el pasto y en el campo
Adonde corteja la mañana
De pejerreyes pájaros y hortensias.
El conejo, blanco de la suerte
Que salta la cerca la acequia y el muro
Y  se pierde de vista con sus orejuelas. Es tarde.
Pienso en el pasto como algo mío.
El pasto verde y la ortiga.
Verde que inflama la piel.
Pienso en el pasto
y en el rocío.


Leer  un libro

Es aprender a viajar a espacios ilimitados,
A lo desconocido a lo secreto de la vida.
El  libro es una caja de Pandora,
Equivale a millones de años luz
Se compone de ideas y civilizaciones,
De arte, de mitos, de antepasados,
De testigos y enigmas misteriosos
Que ayudan a soñar.
Hoy tengo la suerte y el privilegio
De tener en mi mesa de trabajo
Cinco obras de cinco autores
Consagrados de las letras
Fernando Pessoa,
Traducido del portugués al español,
Alejandra Pizarnik, en su idioma natal, el español
Charles Bukowski, Dylan Thomas
Y Allen Ginsberg del english  al español.
La navidad en ocasiones hace milagros
Y mi querida musa maravillas que llegan al alma.
Los libros físicamente van a desaparecer
Según pronostican y aseguran
Que seria por falta de celulosa,
La materia principal
Que sirve para fabricar el papel.
Sin embargo existen motivos conocidos
Por los cuales podría también desaparecer
En un corto futuro
Y es debida  la superabundancia de tecnología
Y la informática
Que progresa sin control
Perjudicando
 el conocimiento del hombre,
 el aprendizaje del hombre
Y su germen  intelectual.
Leer  un libro
Es aprender a viajar a espacios ilimitados,
A lo desconocido a lo secreto de la vida.
El  libro es una caja de Pandora,
Equivale a millones de años luz.


Antes de leer a Bukowski

No había leído tanta acidez
Reunido en un solo capitulo,
Pero pongan mucha atención.
Bukowski, posee una veracidad
Y una inteligencia sorprendente
En cada palabras que pone como palabra
Y en cada drama que pone como drama
De todos los días y todas los noches.
Es metódico oculto y objetivo
Es un literato que vive en el pavimento
De las ciudades perdidas y olvidadas
En los basureros crueles y miserables
Verdaderos de la muerte. Es un hombre distinto.
Muy distinto sin lugar a nadie
Es antípoda a muchos celebres
Como  Filgerald, Proust, Wilde
Y otras plumas sofisticadas.
Su grito es mortífero y en alta voz,
Sólido hasta los limites del abismo
Y descabelladamente genial
En las situación extrema.
Increíble en las pericias del ser
Lleva verdaderamente hacia la vida y la muerte
Sin medir el equilibrio del vértigo mortal.
Hay situaciones inesperadas,
Que no existen, pero existen  
En realidad, como el hambre,
La soledad, el desprecio,
El deseo sexual de los hombres
Y las mujeres.
Bukowski, nos hace la vida más  difícil,
Pues nos hace pensar en la hipocresía,
En la manipulación, el perdón,
La explotación del hombre por el hombre
Y el deseo de subsistir,
Que todos tenemos y que no expresamos,
Quizás por un temor de no ser nadie
Y serlo todo antes de morirse.

  
Bob Dylan
  
El poeta que musicalizaba sus letras.
Transporta aires del  pasado
El presente y el futuro
Y la reminiscencia de canciones
Escuchadas en conciertos,
En salas de cine,
En esquinas lluviosas,
En ciudades,
En coloquios de amigos
Y en emisoras de todo el orbe.
Hoy con él
En un primer plano literario
Se retorna una  época
Que había sido soterrada
Por la polvareda del estrés,
El consumismo,
La creación efímera
Creada por los medios de comunicación
Un flagelo muy a la moda actualmente.
Todo sumido bajo una ciudadanía
Decadente  y material
Que vive solo para llegar a la cumbre
Y después al abismo.
Hoy nos encontramos de nuevo con la poesía
De los viejos trovadores,
Con la canción de Roland,
Escrito a finales del siglo Xl,
Con la poesía
Y la música de Leonard Cohen
Jim Morrison, Patty Smith,
La poesía de Allen Ginsberg,
Lawrence Ferlighetti,
Dylan Thomas,
Todos juntos en la poesía
Y la música,
Unidos en este largo tramo de ideas,
De palabras y cantos,
Quizás
Por una fuerza del destino
Y el amparo de la realidad
De la existencia,
Que todo reúne en un artificio de vocablos
Y mensajes.
En esta relación hubo una luz de libertad
De evocaciones, de frases solemnes,
Escenas inmortales, de humanidad,
De esfuerzo y de amor al arte.
 Después de su melodía
 Su individualidad, su escritura rigurosa,
Su actividad la de un artífice,
También la de un alquimista
Que se encuentra con las páginas.
Bob Dylan,
Tuvo  la dicha de oír, leer y de escribir
Todas las vidas y de volver a inventar el corazón
Con el lápiz y la escritura.
La poesía que es una gota  de luz
De aire y de agua
En el tiempo y hay que descifrarla.
  

Que nos puso en movimiento

Desde centenarias humaredas,
Viejos moblajes raídos faroles.
Se  avecina dios como un hombre
De a pie descalzo, como un primer hombre
Que se coge a un árbol caído
Y a las piedras grandes del mundo.
Ese río que no cuidamos o esas resistentes plantas,
Que no cultivamos.
Los hombres que lucharon cuelgan de los sueños
Del pasado. El vertebrado juega con su rodilla y peroné.
Desde viejas urdes, motrices  y obras de ciencias
El ataviado parecía adecuado en el panorama
Del paisaje las estatuas eran.
Desde que niñez se comenzó a mirar la flor el jardín,
La punta de  un puñal. No se, el sol entraba en la montaña
Y moría en el corazón de la mujer.
Desde otras historias, donde no existían espejos alguien dijo:
Veo espejos durante la noche una mirada del planeta
Que nos puso en movimiento.
Los antepasados se llamaban con sus verdaderos nombres de tierra,
Aguacero, cielo, montaña, respiro
Y desde otras épocas relámpago y rayos eléctricos.
No se, todo dependía del tiempo, de la hora, de la luz
Dilapidada en el espacio u otra figura pronto a suspirar sempiterno.
Fue transportado el piso de los vivos por la fuerza de la resurrección. 
Cuando caía la claridad todo se volvía inquieto.
Un no anónimo del sur Navegaba en una barca de fuego
En una conversación de marinos contemporáneos.


Seudónimos de la muerte de Gonzalo Millán

Abro el libro de pequeño formato
Y me encuentro con el nombre, Gonzalo Millán,
Una apuntación y un  número  60.764,
Y una inscripción editor y un otro nombre José paredes,
Y dos anotaciones diagramación y montaje
Y de nuevo con los dos nombres anteriores Gonzalo Millán
Y José paredes y una nota que decía Tirajes: 500  ejemplares
Primera edición octubre  1984, impreso en chile.
Luego en la siguiente página había una dedicatoria de su puño
(Para America una amiga de hermoso nombre, buena  auditora
Con los saludos del autor del libro.) Viña del mar 9 de enero de 1985.
Después en otra pagina otra dedicación a Jimena Castillo.
Seudónimos de la muerte  1973- 1983 y un proverbio
De miguel de Cervantes, (suele la indignación componer versos.)
Continúe ojeando el texto y halle una tarjeta
Que tenia dibujada una paloma de la paz y su reverso un sello azul,
Comisión  chilena de derechos humanos.
De la ciudad de Valparaíso. El poeta Gonzalo Millán,
Obtuvo el premio de poesía  Pablo Neruda,
Que atorga la fundación que lleva el nombre del Nobel nacional.
La entrega del galardón se realizo el día miércoles,
A las 19 horas en la casa museo la chascona,
Ubicada en Márquez de la plata 0192,
En la ciudad de Santiago de chile.
La poesía escrita en este pequeño libro
Es un vestigio fundamental de la poesía chilena,
Después del golpe militar.


El libro Aire de Dylan

Me trae aires del pasado y del recuerdo,
De viejas salas de cine.
De esquinas de ciudades
y obras de teatro.
la jerga del hombre antiguo.
De salas de anfiteatro que yacen sepultadas por la polvareda,
Y la ruina y la destrucción causada por el urbanismo.
Seguí a Vilnius uno de los personajes del libro
Y busqué el cine metro.
Que se mantiene en pie con su edificio
Y decoraciones interiores del siglo pasado,
Y su barco en  miniatura que vendía maní
Y confites a la entrada entre una bocacalle
Que no recuerdo en el momento
Y la avenida Pedro Montt.
En este cinematógrafo miré películas
Que se grabaron a fuego en mi vida.
El joven Vilnius percibía la memoria de Lancastre,
Quien era su padre su espectro viviente,
En esta relación hay una luz de evocaciones,
Frases solemnes, escenas inmortales de Hollywood,
De escritores y guionistas de una época de esfuerzo y  arte.
Contare una anécdota indeleble que hasta el día de ahora
Me remueve el espíritu, la piel con nostalgia,
Fue la cinta Los girasoles de Rusia,
Actuada por Marcelo Mastroianni y Sophia Loren
Y dirigida por Vittorio de Sica,
Ese día salí del cine seducido por el drama humano
Que había acontecido en la cinta
Y embelesado  por una actriz
Que había tenido un rol secundario
De una lindeza caucásica,
Su nombre aun lo recuerdo, 
Es una simbiosis de ideas y de situaciones
Dentro de un mundo que desconoce lo que pasa
En el espacio dramático,
El  espectador deja de lado nombres situaciones
Y no vuelve atrás, porque no aprende y olvida fácilmente,
Y porque los tiempos trascurren vertiginosamente.
Después de la música de Bod Dylan
O la palabra del poeta Thomas Dylan,
Escucho las palabras del escritor Sergio Pitol,
La individualidad de su escritura es radical,
Rigurosa y perfecta.
Su actividad es la de un artesano pero también la de los alquimistas.
Encontré nombres en las páginas del libro
Como los de James Joyce, Dickens, Graham  Greene,
Mankiewicz y Fitzgerald,
Que tuve la suerte en mi solitaria juventud de oír y leer,
Y que revivo en este momento gracias a la pluma
De un eximio autor.


Del libro Chácharas y Larga vistas

Acabo de terminar de leer
De Chácharas y larga vistas,
Del profesor, J. Etcheverry,
Poeta y escritor, pues ambas corrientes
Domina con fluidez, desde décadas.
Texto de itinerario rápido,
Atractivo e audaz
Y además un caso de ficción y realismo
Que sucede en un país de enormes ciudades, Canadá.
Novela, de exilio y refugio político,
Que sin ningún atisbo tendría
Que estar asignada dentro de las  puntuales
En este tema del intercambio cultural,
La dificultad del idioma
Y en los últimos casos
Los de una vida paupérrima
Por causas de disgregaciones raciales
En un territorio extranjero.
Una sola pregunta en el aire,
Que efectúa la Sociedad de Escritores
En favor de sus hermanos
Y las obras que se pierden infructuosamente
 En el tiempo y el olvido.
 La obra del autor cautiva desde el primer instante,
 En ella hay fuerza y lo que es más potente
 Nos dejamos llevar por el cuento,
 Donde todo es cierto.
 Hay toda una realidad en todo lo que el autor relata.
 Entre paréntesis los poemas incluidos en la obra
 Entre cada episodio el autor es un fantasma,
Se llama Patrick  Phillmore, y que al mismo tiempo
Es histrión en las hojas escritas por el autor.
Allí la vanguardia hace su presencia con todas sus letras
Y el conocimiento del modo- operantes
Y de la estructura intelectual del mismo viable.
Utiliza nombres de personajes consagrados en su escritura
Y en el arte en general,
Como un medio de movilización,
Que indica, que la vida del hombre es una huella
Que se sigue y se construye cada día con la metáfora.
Su obra es de tiempos veloces,
Situaciones  abstracta, lúdicas, mordaces,
Irónicas, fantásticas, eróticas e inclusos alegóricas.
Por mi parte solo me queda decir
Que leí su libro en un tiempo record
Y muy sorprendido por su temática.
Que hace la bandera patria
Por nuestros escritores  exiliados.
Me quedo en un aullido universal.
Lectores traten de hallar este libro.


Cuatro libros

Descendí del metro St Laurent,
Cruce la calle Maisonneuve,
Después la de Ontario,
Siempre siguiendo el largo boulevard
Hasta hallarme al frente de la librería
Las Américas.
Allí adquirí los cuatro libros
Que cayeron del tiempo de las palabras:
Las Grandes Entrevistas De La Historia
De Cristopher Silvester,
Los Detectives Salvajes de Roberto Bolaño,
Parranda larga de Nicanor Parra
Y hechos y Relaciones de Juan Gelman.
Hágase su voluntad,
Que así sean leídos por este anónimo lector.
El trayecto hasta hallarme
Con los cuatro libros
Fue en un día de verano lluvioso.


A un artista desconocido

Por todo lo que se dice
A mi parecer se ha salvado
De varias tumbas.
Por todo lo que se dice,
Ya  esta consagrado
Y considerado
Como uno de los más
Importantes escritores
Muerto de este siglo.
Mientras menos lo quieran
Algunas personas
Más rivalidad existirá
Con unos y otros editores
Y significara que existe
Y que existirá por siempre.
Acaso alguien acepto de primeras
A Scott Fitzgerald, C. S. Lewis,
George Orwell, Marcel Proust.
En todo caso sus libros estarán presentes
Ahora y siempre.
Solo hay que dejar
Que corra la tinta de los detractores,
Que transiten bajo el puente, como aguas sucias.
Hay que dejar que transcurra el tiempo,
Porque siempre tiene la razón.
Tendremos la última señal,
Después de la tempestad
A mi consideración él es prodigioso
Y habla la lengua de los poetas…


Microhistoria de una bicicleta

Me tire por la pendiente de un camino rural,
Y a continuación sufrí un accidente.
Tuve una caída de frente
Que detuve con mis dos manos
Y que me evito caer en un enorme canal de regadío.
Luego del choque
Percibí a mi hermano menor,
Que iba como pasajero
En el pequeño asiento trasero de la bicicleta,
Gritaba de dolor metido entre los fierros retorcidos.
Después de este accidente
Sucedido en un verano de los años 1960,
Indagué que en el antiguo Egipto,
Ya existía la bicicleta
Que se habían construidos triciclos primarios
Compuestos por dos ruedas unidas por una palanca.
Además supe que en China,
Habían inventado un aparato muy similar,
Pero con ruedas constituidas de bambú.
Igualmente en la cultura Azteca
Se hallaron indicios
De lo que pudo ser algo parecido
A un carruaje con dos ruedas
Y que era impulsado por un velamen.
Pero los primeros noticias
Que se tuvieron sobre la bicicleta datan del año 1490,
Aproximadamente, en las obras de Leonardo da Vinci,
En sus inventos pueden verse bosquejos
De una bicicleta con transmisión de cadena
Impulsada por unos pedales,
Con el mismo método empleado actualmente.
En el año 1790, un conde Francés,
Habría construido en Paris el celerífero
Al que también se llamo jamelgo de ruedas.
Se armaba con un palo, terminado en una cabeza de zorro o de reno,
Adaptado sobre dos ruedas.
No tenía ensambladura alguna
Y para maniobrarla había que tener el pie a tierra,
Esa misma rigidez hacía que todos los relieves
Del suelo repercutieran sobre el culo del conductor.


El hombre de Maitenes

I

La vida es una fuerza superior  y un trabajo
Más allá de los auges y las palabras.
Recuerdo, bien las vidas de la personas
Cuando pasan de dos en dos por la primera vez.
La vida es una de las  vidas más antiguas del mundo.
Recuerdo cuando pertenecían sus dos ojos
Sus dos manos su cuerpo y sus piernas        
A la grande legión de la vida.


II

Nosotros y el tiempo besábamos la luz.
Recuerdo siempre recuerdo cuando fui unido
El uno contra el otro cuando ya estábamos unido.
Uno contra el otro con un enardecido placer en la piel
Y una dicha de jóvenes dichoso.
Recuerdo cuando me proponía a caminar
Desde el mismo recuerdo y cuando me proponía
A caminar únicamente a conversar con el tiempo.


III

Es un año con muchos insomnios
Encuentros, islas paradisíacas, clubes nocturnos,
Ninfas, cafiche y alucinógenos.
Los videos y los ídolos son falsos profetas
Y la sirena, el éxtasis que danza en la oscuridad
Es un falso profeta. Me quedo pensando en tu cielo marino
En tu risa y en tu caminar que va descubriendo la vida,
Me quedo pensando en ti que de verte cada vez desnuda
Eres mucho más atractiva que en el espejo en realidad.


IV

Yo, iba y venia por las calles queriéndome salvar de la muerte.
Por fortuna hallé tu corazón carmesí de pasión…
¿Como se cogiera una hoja volando en el viento?
El pie es tuyo y mío de todos los pájaros. Trinos
Y a la vez el regazo del amor, que camina y ayuda
Con sus pechos de Venus cebando el alto sabor,
Del beso coloreado pintando cariño de un mundo.
Ternura logrando los auxilios para todos los jilgueros
Y manos vivas como la de las bisoñas diosas.


V

Cabezas con laureles en la frente, tributos de todas las edades
En la boca de las párvulas y los enamorados.
¿Como se alcanzan las hojas volando en el viento?
Hojas tuyas y de todas las que sois halito y alivio
Hoja tuyo desnuda y de tardes ensangrentadas
Ojos despiertos por los amarillos huertos del trigo
Y mariposas protegidas por el cansado árbol,
Como en el viejo tiempo y el sol bajando del canto
De las sombras y los esteros.


VI

 Los huesos se repliegan en el corazón y el mes de Mayo.
Tienes el gusto en el cuerpo y en los cinco sentidos
Un gusto en la lengua para clasificar los besos.
Eres el alimento, el vegetal y los cereales de la tarde,
Donde ya carnívoro amas el dulce, lo salado y lo amargo.
Tienes  los ojos para observar a tu alrededor
Y todo lo que encuentras a tu paso, tienes la seguridad
De la mano cuando tocas algo.


VI

Una Azucena temeraria en la claridad,
El tacto azulado de la lluvia
Y la sensación para una  nueva vida nostálgica.
Tengo a mi lado tus mandíbulas, tus oídos…
Donde vivo y escucho el ruido de los campos
El viento y la voz de las conversaciones.


Sin saber si conseguia ser itinerante

Sin saber si conseguía ser itinerante, usurero, poeta, mosca o lluvia
Fue ganando batallas. Pudo aporrearse a modo de purificador de vajillas.
Fue destinado a los restaurantes recónditos y tejió las noches
Escabrosas de la nada y de todo de la luna. Soñó que dormía en una carreta,
En una ciudad que nadie conocía ni la propia luz que ves.
En la calle respeto al extranjero solitario que vomitaba su aflicción
Con palabras de su propio idioma, su nostalgia monumental.
Pero nunca erro en sus propósitos de seguir batallando
Si esa labor le dio fuerzas para vivir, entonces para que morir…
Ahora exactamente recuerda los gatos que tuvo
Las ventanas, las puertas cerradas a las que tuvo que abrir
Sin saber si conseguía ser itinerante, usurero,
Poeta, mosca o lluvia, pero siempre fue eficaz
En el intangible destino frente el ocaso.

Más allá de todos sus sacrificios logró estornudar
Asumir el compromiso de recitar por una empanada y un vaso de vino.
Apaciguar el esfuerzo de la vida con una cortesía que fuese real
La ciudad que fuese un campo, un globo, una espiga de trigo, de maíz
Jugar futbol con un balompié de trapo y una naranja verde
Conversar con un árbol y un gorrión satisfecho de volar
Mirar con ganas de ver hacia el fondo de la mirada
El agua que subiera hasta los pies de las nenas enamoradas
La ciudad que fuese un jardín de espinacas y perejil
Lagartijas en los techos, en los puentes en los ríos, que se oyera
El soplo de viento blanco y que algo sucediera.
Sin saber si conseguía ser itinerante, usurero, poeta, mosca o lluvia.
        

Horas pasan y no se pueden computar

Es  el poder de la nada y del reloj
Horas se pegan en los muros, en los muebles
Y en las cortinas ambarinas.
Se alojan en el poder de estar al tanto
Y poder ser y en el morir.
Yo, mismo cómputo las horas
Hasta dormirme inquieto
Únicamente agradecido para agradecer
Solo para agradecer
A los que no hacen daño ninguno y no inmolan la luna.
Hablo de las horas de verdad, y fueron de verdad.
Un espejo me observa
Serio afable humano en el medio ambiente,
Que estoy hablando de palabras.
Las horas pasan y no se pueden juntar
Me sentiría genio o sabio
Si pudiera guardarlas, como cuando guardaba
Las bolitas de cristal en mi armario.
No hay que hacer mal ninguno.
Las horas bajan sobre lo que piensan.
Pero me desvelo y pienso con un ojo despierto
Abajo la oscuridad.
Todos los períodos son desconocidos
Por la obra mágica del tic tac.
En general los feos sueños llegan por las amanecidas
En los obreros y empleados.
Todo hombre tiene su debido valor por lo simple que este sea
Hombres con ideas, esfuerzos y son estos los que interesan.
Las horas pasan y no se pueden computar.
Mi nombre es…
¿A que edad comencé a pensar en las horas?
Entrevisto la ventana de mí cuarto,
Donde mañana es otro día y otro tiempo.
Las horas vuelan trinan mañana, mañana y pasado mañana.
¿Usted?  Ha guardado el tiempo de su hora de amor…
A los trece años de edad hay que escribir
En los papeles de arroz
Y en los papeles de reciclaje
Los recuerdos  de la infancia.
¿Usted?  Ha guardado el primer beso
Guárdelo o después estará muy triste.
La hora y el tiempo borran  en nosotros
El tiempo y la luz de las buenas horas.